fbpx

¡Mi cuerpo es mío!

Es el título que hemos puesto a nuestro proyecto de infantil para acercarnos al mundo del cuerpo humano. Durante este viaje tan emocionante, nos hemos aproximado a temas tan interesantes como nuestra anatomía, los sentidos o la alimentación saludable.

Todo empezó cuando Nuba nos vino a ver a clase y nos enseñó un plato delicioso llamado paella. Estuvimos hablando de los diferentes tipos de comida que hay, los lugares donde podemos comer o cómo se llaman las personas que cocinan en un restaurante.

Dentro de los contenidos que hemos trabajado sobre el cuerpo humano están los 5 sentidos. Para ello, hemos realizado un taller en el que hemos puesto a prueba los nuestros.

 


En primer lugar, para trabajar el sentido de la vista observamos a través de unas gafas y unas botellas de colores.


 


Después, trabajamos el olfato colocando diferentes olores en vasos y jugamos a adivinar a qué olían. Además, intentamos describir los olores identificando aquello a lo que nos recordaban, cómo olían o si nos gustaban.


 

En otro momento, con los ojos cerrados, afinamos nuestro sentido del oído para adivinar varios sonidos, poniendo a punto nuestra atención y nuestra discriminación auditiva.

Para trabajar con el sentido del tacto jugamos con la bolsa mágica. En ella escondimos un objeto e intentamos adivinar cuál era mediante nuestras manos.

Por último, llegó el momento de realizar el taller ¡más sabroso!: el gusto. Preparamos diferentes platos para poder distinguir el dulce, el salado y el ácido. Ha sido muy divertido experimentar estos sabores, aunque tenemos que reconocer que el que más nos ha gustado ha sido el dulce.

 


La alimentación saludable también ha sido un contenido que hemos trabajado. Realizamos la pirámide de los alimentos observando aquellos que tenemos que comer a diario y los que podemos comer de vez en cuando. También jugamos a discriminar los alimentos saludables de los no saludables.


Con el fin de inculcar una alimentación sana, hemos realizado un taller de frutas. Creamos un pez y una tortuga marina con un montón de frutas. Trabajamos los colores, las texturas o el tamaño. También identificamos alguna característica de las frutas como por ejemplo aquellas que tienen cáscara o las que tienen fruto. ¡Nos han salido unos animales muy divertidos que han acabado en nuestras barrigas!

En psicomotricidad hemos practicado los diferentes movimientos que podemos realizar con nuestro cuerpo. Realizamos una serie con ritmos mejorando la coordinación de nuestras manos y vista. Además, hicimos un ejercicio para ejercitar nuestra lateralidad cruzada.

Finalmente, para complementar el proyecto hemos aprendido una poesía sobre el cuerpo humano y una canción. A continuación, realizamos el dibujo de una cara.

¡Nos estamos convirtiendo en pequeñas artistas!