fbpx

Conozcamos la biblioteca

Sin darnos casi ni cuenta, estamos terminando el mes de octubre, es el momento perfecto para leer un breve relato. Siéntate en un lugar cómodo, aléjate del ruido y apaga todo aquello que te pueda distraer, preparados, listos… ¿Comenzamos?

En casa seguro que ya tienes tu lugar favorito, en el que puedes pasar un buen ratito disfrutando de tus lecturas ¿sabéis cuál es ese lugar en nuestro cole? Os daré una pequeña pista, por si no se os ha ocurrido ya:

Son solo cuatro paredes pero, si entras, 

es posible que con los libros te enredes.

Ya sabéis de qué lugar hablamos, ¿a que sí? De la BIBLIOTECA.

Esta semana la hemos vivido de un modo especial, ya que era nuestra primera visita a este mágico lugar. Hemos podido conocer cómo está organizada, de qué manera podemos tomar prestados libros y qué actividades podemos hacer en ella. Queremos que tú también la conozcas por eso, te vamos a contar algo de lo que hemos aprendido.

En la biblioteca de nuestro colegio hay más de 3.000 ejemplares, preparados para viajar a las casas de todas las alumnas que tengan el exclusivo carné de la Biblioteca Santa Ángela. Nos ha llamado mucho la atención que todo está marcado con circulitos de colores; estos nos ayudan a saber cuáles son los más apropiados para nuestra edad. Así, sabemos que los rosas son para infantil ¡SÍ, TAMBIÉN HAY PARA LAS MÁS PEQUEÑAS! Los amarillos para las primeras lectoras, los rojos para las lectoras intermedias y los azules para las lectoras más avanzadas. 

Después de haber conocido el significado de los colores, estamos preparadas para seleccionar el relato que nos gustaría leer en casa y en clase con la profe.

Con la ilusión de decidir qué leer y, con nuestro carné en la mano, pasamos a la zona de préstamo donde, a través de un escáner, quedan registrados libro y lector en el ordenador. Es muy divertido acercarse a la luz roja, porque suena igual que cuando compramos en el supermercado.

El último paso, antes de poder llevarnos el libro, es que la profe nos ponga el sello con la fecha de devolución. A partir de ese momento soy la guardiana del libro y mi misión es cuidarlo y devolverlo para que otras compañeras puedan leerlo.

¡Ahora sí! Siéntate en un lugar cómodo, aléjate del ruido y apaga todo aquello que te pueda distraer, preparadas, listas… ¡Comenzamos!