fbpx

El juego… ¿cosa de niños?

¿Quién me ayuda en esta misión?

Seguro que ya estás preparada y quieres saber cómo hacerlo, pero antes, vamos a conocer mejor a un pequeño órgano que se sitúa bien protegido, debajo de los robustos huesos del cráneo: nuestro cerebro. 

Este órgano es el encargado de organizar y controlar los movimientos voluntarios, el habla, la inteligencia, la memoria, las emociones y procesa la información que recibe a través de los sentidos. Dicho con otras palabras, el cerebro controla lo que piensas y sientes, cómo aprendes y recuerdas y la forma en que te mueves. También controla muchas cosas de las que apenas te das cuenta, como el latido de tu corazón y la digestión de la comida.

Como veis, el cerebro es vital en nuestra manera de pensar, por lo tanto, en la manera que aprendemos.

¿Quién me ayuda en esta misión? 

Seguro que ya estás preparada y quieres saber cómo hacerlo, pero antes, vamos a conocer mejor a un pequeño órgano que se sitúa bien protegido, debajo de los robustos huesos del cráneo: nuestro cerebro. 

Este órgano es el encargado de organizar y controlar los movimientos voluntarios, el habla, la inteligencia, la memoria, las emociones y procesa la información que recibe a través de los sentidos. Dicho con otras palabras, el cerebro controla lo que piensas y sientes, cómo aprendes y recuerdas y la forma en que te mueves. También controla muchas cosas de las que apenas te das cuenta, como el latido de tu corazón y la digestión de la comida.

Como veis, el cerebro es vital en nuestra manera de pensar, por lo tanto, en la manera que aprendemos.

¿Cómo funciona el cerebro?

Os diré que, nuestro cerebro, se conecta como un móvil. Tiene tres funciones ejecutivas básicas que, si las conocemos bien, serán capaces de hacerlo trabajar cada día mejor.

1) Memoria de trabajo:

Ayuda a mantener la información en nuestra mente. Esta es la función que utilizas si cierras los ojos para acordarte de algo, eres capaz de resolver cuentas de memoria y de mejorar cuando cometes errores.

2) Control inhibitorio:

Frenar nuestros impulsos. Si en clase, levantas la mano y respondes después de pararte a pensar. Esta función es la que usas

3) Flexibilidad cognitiva:

Cambia nuestros pensamientos y acciones según lo requiera el momento. Si consigues organizarte a diario para realizar las tareas, entrenando esta función.

 ¿Cómo podemos entrenar el cerebro?

Aquí viene lo bueno… ¡JUGANDO!

El uso de juegos de mesa, tanto los modernos como los clásicos, de manera habitual, está demostrando que ayuda notablemente en la mejora de las funciones antes mencionadas.

Aquí podemos ver algunos juegos que, sin duda, nos ayudarán a darle caña al cerebro para que trabaje al máximo y así logremos mejorar en todas y cada una de las materias que estudiamos día a día.