fbpx

Las Misiones

Al mes de octubre se le conoce entre otras cosas como el mes de las misiones. Y no es anecdótico que el día 1 comience el santoral con la onomástica de Santa Teresita del Niño Jesús, conocida también como Santa Teresa de Lisieux.

 

No son pocos los sorprendidos en descubrir una carmelita descalza como la Patrona Universal de las Misiones.

Pero es cuando recibe como don especial el acompañar con la oración y el sacrificio a dos hermanos misioneros, cuando se vuelve fiel intercesora de las misiones, la Iglesia, y de todos los pueblos y personas que esperan el anuncio del Evangelio del amor. Eso le lleva a sentir más cerca que nunca el misterio de la Iglesia, y a ser un referente especial para millones de vocaciones misioneras

Es durante los meses de octubre y enero cuando oímos de manera especial la palabra “misiones”. En octubre por que se celebra el DOMUND, Domingo Mundial de las Misiones, un acrónimo que se utiliza para definir la Jornada anual con que la Iglesia Católica promueve el espíritu misionero. Y se celebra en todo el mundo el penúltimo domingo de octubre.

En nuestro cole, nos gusta mucho esos días recordar a los misioneros en la oración de la mañana, pintando el dibujo y recogiendo en el sobre un poco de dinero de nuestras propinas y de algunos familiares a los que se los pedimos con mucho cariño.

La idea de misión surge de la vocación de la llamada de Dios a ser enviado para realizar un trabajo apostólico, la tarea de anunciar el evangelio conforme al mandato final puesto en boca de Jesús de Nazaret en los evangelios de San Mateo y San Marcos:

“Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes, bautizándolas en nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado.” Del evangelio de Mateo 28, 19-20.

Y les dijo: “Id por el mundo y predicad el evangelio a toda la criatura” Del evangelio de Marcos 16, 15.

En nuestro cole, nos gusta mucho esos días recordar a los misioneros en la oración de la mañana, pintando el dibujo y recogiendo en el sobre un poco de dinero de nuestras propinas y de algunos familiares a los que se los pedimos con mucho cariño.