fbpx

¡Oído cocina!

“Una receta es un texto que explica los pasos que se deben seguir para preparar una comida y los ingredientes que se necesitan”. Con esta definición comenzábamos la clase de Lengua pero… ¿Cómo nos íbamos a aprender de memoria lo que era una receta y los pasos para escribirla sin ponerlo en práctica? ¡Imposible! Así que, después de leer y analizar unos cuantos ejemplos, nos pusimos a crear nuestra propia receta con la colaboración de nuestras familias.

En primer lugar, organizamos y planificamos nuestras ideas: ¿Qué tipo de plato íbamos a preparar (aperitivo, primer plato, segundo plato o postre)? ¿Qué ingredientes eran necesarios? ¿Qué pasos había que seguir? ¿Cómo se iba a llamar?

En segundo lugar, realizamos el borrador de nuestra receta para cuidar la ortografía y la presentación. Aprendimos que, para su redacción, es conveniente usar órdenes (echa, bate, añade, utiliza, etc.); incluir los verbos en presente (pelamos, cortamos, etc.) y emplear verbos en infinitivo (remover, calentar, etc.).

Y… ¡Por fin! nos pusimos manos a la obra. Con la ayuda de nuestras familias comenzamos a elaborar las recetas. Las cocinas de nuestras casas estuvieron ese fin de semana “patas arriba”. Lo pasamos bomba inmortalizando cada paso para que luego la explicación en clase se entendiese mejor.

Posteriormente, compartimos las recetas con nuestras compañeras e intercambiamos nuestras favoritas y los consejos prácticos necesarios para que salieran deliciosas. Ganaron por goleada los postres. Tenemos que reconocer que a 3.º de Primaria, lo que más nos gusta, es la repostería.

Por último, llegó el momento más esperado por todas: la degustación. Siguiendo todas las normas sanitarias, y aprovechando que el recreo es al aire libre, disfrutamos de nuestros platos. Imaginaos que buena pinta tendrían, que nuestras compañeras de otros cursos querían probarlos.

Estamos deseando volver a abrir el libro de Lengua y encontrarnos con otra propuesta que nos invite a crear y a gritar de nuevo todas juntas ¡oído cocina! para ponernos a trabajar.