fbpx

Otoño llegó…

Después del verano toca volver a la normalidad de las clases, de la rutina y de la vuelta al trabajo. Aunque el verano nos encanta porque podemos realizar un montón de actividades, la llegada del otoño nos llena de emoción al traer las mochilas a estrenar , el uniforme nuevo, las pinturas dispuestas a ser utilizadas,…En primero de educación infantil además tenemos la suerte de comenzar un nuevo curso en el colegio. Hemos dejado atrás la guardería, los chupetes, los pañales,… y comienza una nueva aventura en el colegio.

Aunque la adaptación nos ha costado un poco, la llegada del otoño nos ha servido para asimilar todas las cosas nuevas que estamos aprendiendo en clase. Estamos experimentando muchas cosas como el cambio de tiempo, los días son cada vez más cortos, nos toca traer paraguas, chubasqueros y botas de aguas.

Durante la asamblea hemos estado trabajando todas las cosas que conocemos sobre el otoño como el tiempo, la ropa o la comida. Una vez que ya conocemos un poco más de la estación hemos salido al patio a experimentar una de las cosas que más nos gusta del otoño, LA CAÍDA DE LA HOJA.  

Mientras observamos los colores, las formas y como son los árboles hemos ido trabajando en clase este proceso a través de diferentes trabajos.

Para empezar hemos realizado un árbol con nuestras manos y hemos colocado puntitos como si fueran hojas trabajando así los colores del otoño. Además hemos realizado una técnica de estampado de hojas que nos ha gustado mucho.

También hemos descubierto quiénes son los animales que aparecen durante otoño como el búho, el ciervo o el zorro. Hemos hecho un dibujo de un erizo con témpera y un tenedor de plástico

Para trabajar el tiempo del otoño hemos coloreado el chubasquero de una niña y hemos realizado un paraguas con un plato de cartón. Hemos representado la lluvia con bolitas de papel de color azul y hemos puesto el mango del paraguas con un limpiapipas.

Un día llegamos a clase y la profesora tenía preparado unos platos con diferentes frutos de otoño. Algunos no los conocíamos y otros aunque sabíamos cómo se llamaban, no los habíamos probado porque nos podemos atragantar con ellos. Hemos estado jugando con ellos y adivinando de qué color sería en su interior. Aprovechando que hemos cascado muchas nueces, hemos utilizado la cáscara para realizar un erizo pequeño.

Para finalizar con este miniproyecto del otoño hemos realizado unas hojas para llevarnos a casa y un minimural donde cada una podía dibujar lo que quisiéramos, eso sí ¡CON LOS COLORES DEL OTOÑO!