fbpx

Psicomotricidad en Educación Infantil

Todos sabemos que los niños tienen una necesidad innata de movimiento. Por ello,  trabajar la psicomotricidad en la etapa de Educación Infantil es vital no sólo para el desarrollo motriz sino también para el desarrollo cognitivo, comunicativo y afectivo de nuestras alumnas.

Además ¿Sabéis una cosa? 

¡Nos encanta!

 

La motivación de las niñas por la psicomotricidad es increíble, disfrutando cada día con las actividades  y juegos. Poniendo en marcha sus habilidades motrices y cognitivas, trabajando a la vez sus habilidades sociales y potenciando el trabajo en equipo.

Seguro que habéis escuchado alguna vez la frase Mens sana in corpore sano”.  Esta frase resume uno de los objetivos de este trimestre: fortalecer la salud física y mental de las alumnas a la vez que nos divertimos.

Las alumnas han disfrutado de varios juegos o actividades este trimestre. Estos nos han permitido crecer, jugar y aprender mediante la relación con los demás por medio del movimiento.

Las clases de psicomotricidad han comenzado todos los días despertando el cuerpo, moviendo cada parte. Después hemos trabajado cada día un juego diferente y para terminar la sesión, nos hemos relajado con la respiración ofreciendo un ambiente tranquilo con la música. Sin olvidarnos, que es muy importante exponer cómo nos hemos sentido, si nos hemos divertido o solucionar posibles problemas que han surgido en los juegos.

Planteamos  los juegos como pequeños retos, donde las alumnas tengan la oportunidad de favorecer su mentalidad de crecimiento, esforzándose y disfrutando del juego.

Los juegos de este trimestre han sido cinco:

  • Los tres cerditos y el lobo
  • Don globo y Doña globo.
  • Encesta la cesta.
  • Llena su mochila.
  • No te quedes sin silla.

Os dejamos un pequeño video para que veáis lo bien que nos lo pasamos.

Para el segundo y tercer trimestre, trabajaremos los circuitos de agilidad y los juegos cooperativos. Ya os iremos contando más.

Por último, recordaros que muchos estudios avalan que la práctica de actividad física mejora nuestra salud mental, el bienestar y estimula rendimiento cognitivo, sobre todo, la atención y la memoria. Además de ser un aspecto fundamental para la madurez física y psíquica de los niños.

¡Te animas a moverte!