fbpx

Tiempo de Cuaresma

Un año más iniciamos el camino de la Cuaresma que nos llevará a una meta: la celebración de la Pascua del Señor.

Después de dejar atrás los días de Carnaval, hemos vuelto al cole el Miércoles de Ceniza para comenzar a primera hora de la mañana con la Santa Misa.

“Conviértete y cree en el Evangelio”

Con estas palabras el sacerdote nos impone la ceniza en nuestra frente, en señal de penitencia, marcando una cruz como signo de nuestra fe en Cristo.

Previous
Next

El Papa Francisco nos invita a reflexionar en este camino cuaresmal sobre la exhortación de san Pablo a los Gálatas: No nos cansemos de hacer el bien, porque, si no desfallecemos, cosecharemos los frutos a su debido tiempo. Por tanto, mientras tenemos la oportunidad, hagamos el bien a todos (Ga 6, 9-10a)”.

Recordamos qué es la Cuaresma

La Cuaresma –que significa “cuarenta”– recuerda el tiempo de desierto de Jesús y del pueblo de Israel. La iglesia nos invita a vivir la Cuaresma como un camino hacia Jesucristo, escuchando la palabra de Dios, orando, compartiendo con los demás y dando sentido a nuestras obras. Es un tiempo de conversión, perdón y reconciliación fraterna.

Este tiempo nos prepara para la Pascua. El conjunto que forman los tiempos de Cuaresma y Pascua es el centro del Año Cristiano, porque es la celebración de lo que es central en nuestra fe: la muerte y la resurrección de Jesucristo.

¿Cuándo comienza?

La Cuaresma se inicia el Miércoles de Ceniza y finaliza el Jueves Santo al mediodía, ya que por la tarde-noche se inicia el Triduo Pascual. Tiene cinco domingos.

¿Qué significa la abstinencia en Cuaresma?

El Miércoles de Ceniza, el Viernes Santo y todos los viernes de Cuaresma nos abstenemos de comer carne para recordar que Jesucristo sacrificó su carne por nosotros al morir en la Cruz.

¿Por qué ayunamos durante la Cuaresma?

El ayuno significa desprendernos de lo material para poder ver lo esencial, es decir, a Dios. Tiene que ir acompañado de la oración para que no sea solo una práctica alimenticia. Los dos días en que se practica el ayuno en Cuaresma son: el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

Aprovechemos este tiempo para rezar más, para privarnos de cosas inútiles (por ejemplo: renunciar a alguna comida que nos guste mucho, las redes sociales, las compras innecesarias, la televisión, etc.) y poder vivir mejor el ayuno. Si ayunamos es para amar más a Dios y a nuestros hermanos. Y, no olvidemos practicar la limosna, en señal de amor a los más necesitados.

¡Convirtamos nuestro corazón a Dios!

¡Buena y Santa Cuaresma!

Imagen: FANO