fbpx

Una réplica de la Tilma de la Virgen de Guadalupe llega a nuestro cole

Durante una semana hemos tenido una visita muy especial, venida desde muy lejos. Se trata de una réplica del Sagrado Ayate de Juan Diego. Es una copia impresa, digitalmente con rayo láser, y su autenticidad está certificada en octubre de 2000 por el arzobispo primado de México, Norberto Cardenal Rivera Carrera.

La aparición de Nuestra Señora de Guadalupe tuvo lugar en 1531, cuando la Virgen María se le apareció a un pobre campesino llamado Juan Diego y le pidió que le dijera al obispo que le construyera un templo. Cuando el obispo no creyó su historia, la Virgen María envió rosas a Juan Diego a un lugar donde generalmente no florecían. Las recogió en su manto, o «tilma», y las llevó al obispo como un signo de la aparición de la Virgen María. Mientras las rosas caían ante el obispo, una imagen de la Virgen María apareció milagrosamente en la tilma.

Gracias a su  presencia entre nosotras, hemos situado en el mapa la ciudad de México, hemos aprendido acerca de su historia y de sus interesantes curiosidades.

Las más pequeñas se han sorprendido al ver las dimensiones de la imagen y han disfrutado dedicándole canciones. Asimismo, para las alumnas de Primaria, el Oratorio de esta semana ha sido diferente. Han podido ofrecerle a la Virgen, alguna manualidad que, con mucho esmero, habían preparado anteriormente en la clase de Religión; le han contado todos sus anhelos y secretos, escribiéndole una carta; le han presentado rosas con sus oraciones y le han recitado una oración escrita por San Juan Pablo II. También han podido disfrutar de su presencia el grupo de catequesis de personas adultas.

Tilma_4

Y por si no fuera poco con su visita, la Virgen nos ha regalado un rosario, un librito con la explicación para rezarlo y un precioso icono.

Con mucha ilusión, algunos cursos han descubierto la belleza de esta oración y, las mayores, lo han rezado poniendo bajo su protección todas las necesidades de la comunidad educativa y del mundo en estos momentos.

Esta vivencia ha sido inolvidable para el colegio, en palabras de alguna niña, el tiempo que hemos pasado delante de la imagen “ha sido como estar en el cielo”, “como sentir que María nos daba un abrazo y nos decía: cuido de ti, mi pequeña” y hasta hemos podido escuchar un susurro que decía: “adelante”.

Gracias a las personas que se han puesto en contacto con el colegio, a las que han transportado la imagen y, a las que han dicho “sí” para promover esta iniciativa en los colegios de España y hacer posible que el amor del corazón de María se propague entre sus hijos más pequeños.